¿Qué puede pasar si Donald Trump es elegido presidente de los USA?

Noticias 265 Visitas

¿Qué puede pasar si Donald Trump es elegido presidente de los USA?

Decían que iba de farol y jamás se presentaría a la candidatura republicana. Fallaron.
Decían que vistas las malas expectativas, se retiraría antes de comenzar el proceso.
Fallaron. Decían que jamás lograría más de un puñado
de votos. Fallaron.
Decían que jamás lograría conservar su ventaja inicial hasta el final de la campaña.
Fallaron. Decían que jamás podría ser el candidato
republicano a la Casa Blanca. Fallaron.
Ahora dicen que es imposible que derrote a Hillary Clinton, pero ya nadie se lo cree.
Déspota, agresivo, narcisista, xenófobo, charlatán, misógino, deslenguado, son docenas
los adjetivos que se han vertido sobre su figura, pero nada ha logrado frenarlo, haciendo
temer al mundo una tormenta perfecta si logra la elección como máximo mandatario del país
más poderoso del mundo. Esta es la lista de hechos que podrían suceder,
si Trump es elegido presidente de los Estados Unidos de América.
La primera consecuencia en caso de que Trump fuera elegido presidente se estima que será
una fuerte caída de las bolsas mundiales encabezadas por las norteamericanas, así
como un descenso en la cotización del dólar. Estas bajadas, que podrían alcanzar un 25%
según los casos, son debidas a las dudas existentes en el mundo económico de la capacidad
de gestión de Trump. Es empresario, sí, y como tal ha tenido éxitos y fracasos, pero
los expertos consideran muy diferente la gestión en ambos casos y que su estilo autoritario
es imposible de encajar dentro del marco democrático. Esta rebaja en la capitalización de las empresas
podría causar a corto y medio plazo cierres y despidos, así como un freno a la economía,
debido a que los inversores más conservadores podrían retirarse para observar acontecimientos
sin arriesgar su dinero. Trump es visto por los mercados como un elemento
desestabilizador, que puede generar crisis donde no las hay, y que difícilmente puede
sacar adelante el país de una en caso de que surgiera.
La tormenta económica se da por asegurada.
Otro gran foco de atención de la precampaña han sido los comentarios poco ortodoxos vertidos
entre otros, sobre la comunidad latina, la religión islámica e incluso China.
La consideración de amenaza según Trump, unos por delincuentes, otros por terroristas
y otros por ser dañinos a la economía, puede tener como efecto principal el endurecimiento
de las condiciones de vida de estas comunidades dentro de los USA.
Quizás esto no se produzca mediante medidas legales, pero si mediante una ola de tolerancia
a la discriminación. Trump ya ha expresado claramente su intención
de cerrar las fronteras a musulmanes e inmigrantes latinos, así como de revisar el comercio
con China. Toda esta palabrería puede calar en la población
y hacer que diversos grupos étnicos sean vistos como un enemigo social para el resto.
Por otra parte, sus comentarios machistas también son habituales, relegando a la mujer
a un punto meramente figurativo. El concepto arcaico de la mujer en la cocina y en la cama
puede tener un fuerte repunte. Se da como hecho, que los grupos derechistas
patriotas, ganarán peso en el día a día de los USA.
El gran temor del mundo a una posible presidencia de Trump, es el más que probable aumento
de conflictos internacionales. Su habilidad para ofender a todo el mundo
ya ha quedado más que patente causando malestar internacional sin alcanzar el sillón.
A pesar de que se ha auto etiquetado como no intervencionista, ha amenazado con destruir
mediante las bombas a todo aquel que interfiera en los planes de los USA, y ya algunos militares
citados por diversos medios, han expresado su intención de no acatar órdenes injustas
aun cuando eso les suponga un consejo de guerra. De sus declaraciones se han extraído sus
simpatías por Israel, y, sorprendentemente, su respeto por la figura de Kim Jong Un.
Otro dato sorprendente y que puede generar conflictos, es su negación del cambio climático,
del que dice ser un invento, atención, de China. Y esto por favor que me lo explique
quien lo entienda, puesto que China es el más beneficiado de negarlo.
La comunidad internacional ve en Trump como un exponente de la táctica de eliminar los
avisperos dándoles con un palo, y es considerado que, de ser presidente, sería el más propenso
a iniciar guerras, muy por encima de Bush hijo.
Otro punto caliente de sus políticas es indudablemente su aval de la tortura como método habitual
para obtener informaciones. De esta manera, la CIA y sus métodos, podrían
tener vía libre en sus actuaciones por el mundo, y todos sabemos que sucede, cuando
la agencia de inteligencia por antonomasia gana poder.
Una posibilidad, son el aumento de actividades desde las sombras, financiación de grupos
afines, y el incremento de operaciones para desestabilizar a terceros.
Según Trump, las técnicas de ahogamiento, ahora prohibidas, son demasiado suaves, y
deja entrever que son unos tiernos en su metodología.
Si Trump es elegido presidente, de cumplir sus promesas, la comunidad hispanohablante
será la principal damnificada, y en especial México.
Por una parte, el levantamiento de un muro en la frontera mexicana que evite el paso
hacia los USA, medida indigna y humillante en pleno siglo XXI, y por otra, la anulación
y renegociación de los acuerdos económicos con México y Canadá.
La NAFTA, ya injusta hoy día para la clase media mexicana, puesto que permite que muchas
empresas estadounidenses planten centros productivos en México con el objeto de abaratar costes
a la mitad abonando salarios ridículos, sería renegociada a la baja por parte de los USA,
tratando de aumentar más los privilegios y reducir la facilidad de entrada de muchos
productos mexicanos a su mercado. Todo esto, causaría posiblemente un efecto
dominó del que se resentirían, aunque en menor medida otros países de habla hispana.
Ni por un momento dudéis que los países latinos sufrirán, con especial mención para
quien comparte frontera.
Estoy convencido de que el problema de Trump no es Trump, sino que él es un simple altavoz
de la corriente populista casi discriminatoria que recorre los USA. El descontento con la
clase política a nivel mundial hace que se estén repitiendo una vez tras otra los votos
de castigo a los mandatarios de siempre. Ultraderecha, ultraizquierda, Brexit…. no
hay país que no haya aglutinado votos en opciones menos convencionales y con un discurso
agresivo contra lo habitual. Si me preguntéis si Trump será presidente
diría que no, pero debo reconocer que lo haría con gran temor a equivocarme, puesto
que estoy convencido de que Trump seguirá con su estilo rudo y que su rival, Hillary
Clinton, es la carnaza perfecta para su modo doberman: De profesión política, elitista,
bien relacionada con la industria, mujer y corneada por su esposo. Ya ha avisado Trump:
Si no es capaz de satisfacer a su marido (en referencia a los trabajitos de Lewinski en
la Casa Blanca), ¿cómo va a satisfacer a todo un país?
Los USA deben elegir, una presidenta ideal para los grandes holdings, que personalmente
me parece nefasta, o un presidente de grandes extremos, que personalmente me parece nefasto.
La respuesta, el 8 de noviembre.
Y como siempre os recuerdo, mis estimados enigmáticos, es de gran ayuda para el canal
que dejéis vuestro like y compartáis en vuestras redes sociales si el vídeo os pareció
interesante. Para no perderos más trabajos como este, pulsad el botón de suscribir tanto
en este canal principal, como en el canal secundario EnigmaCinco Universo, del que os
dejo enlace ahora mediante tarjeta que os aparecerá en pantalla. Seguidme en las redes
sociales tanto en Facebook como en Twitter para estar al corriente de las novedades,
y por supuesto, recibid mi más expectante saludo.
Esto ha sido EnigmaCinco, para todos vosotros. Hasta pronto.

Compartir

Comentarios