Bitcoin, el milagro de crear una moneda de la nada

Tecnología 170 Visitas

Bitcoin, el milagro de crear una moneda de la nada

Entra en
Suscríbete a nuestro canal de youtube: Síguenos en Facebook: Síguenos en Twitter:
“La moneda de Internet, el bitcoin, está rodeada de incertidumbre. ¿Es una burbuja especulativa? ¿Es de verdad tan anónima como sus defensores afirman? ¿Se puede de verdad usarla para comprar la legendaria variedad “viuda blanca” de marihuana o para contratar a un asesino a sueldo?”. Estas preguntas, que lanzaba en un artículo publicado en el año 2014 Garrick Hileman, son sólo algunas de las que han rodeado a los bitcoins desde su nacimiento. Quien las hacía no era un hacker salido de la deep web con un alias impronunciable ni un oscuro ingeniero de intenciones poco claras. Hileman es profesor e investigador de la universidad de Cambridge y una de las personas que más sabe en el mundo sobre criptomonedas. La existencia de un tipo de divisa descentralizada, alejada del control de los grandes bancos, fuera de los mercados financieros internacionales y con vocación de otorgar a las personas la capacidad de decidir qué hacen y cómo con su dinero es un asunto delicado. Un debate que ha puesto de acuerdo a analistas, presidentes de bancos centrales y políticos de variado signo: todos están en contra. Y, aunque sólo fuera por eso, deberíamos sospechar que detrás de las bitcoins hay algo interesante.
El Centro para Finanzas Alternativas de Cambridge (CCAF en sus siglas en inglés), institución en la que Hileman desarrolla su trabajo, nació precisamente para cubrir ese hueco de desconocimiento entorno a un fenómeno reciente que cuenta, además, con un buen número de leyendas a su alrededor (partiendo de la identidad del creador de las bitcoins, uno de los mitos de Internet que tanto juego dan a los amantes de las teorías de la conspiración). El CCAF tiene una función académica y aborda las criptomonedas desde una óptica interdisciplinaria, incluyendo no sólo su vertiente económica, sino también las repercusiones sociales que la adopción de este tipo de divisas puede conllevar.
La cuestión definitiva respecto a este tipo de economía digital la plateaba este mismo mes Robert Wardrop, director ejecutivo del CCAF, en un artículo que titulaba “¿En qué confía más, en las finanzas o en la tecnología?”. La pregunta, obviamente retórica teniendo en cuenta el autor del texto, era una excusa para argumentar que la economía no puede quedarse al margen de la revolución tecnológica.
Frente al optimismo desaforado de quienes -sin la consistencia de estudios exhaustivos- corrieron a proclamar que la llegada del bitcoin cambiaría el mundo radicalmente como ocurrió con Internet, Hileman se muestra más cauto. Él cree que será un proceso que llevará algo de tiempo, tal vez más de diez años, y que las divisas digitales coexistirán con las monedas actuales: “El sistema financiero y el dinero, concluye, están fuertemente regulados y hay una gran resistencia a los cambios radicales”.

Texto: José L. Álvarez Cedena

#VodafoneOne

Compartir

Comentarios